Los Milagros De Jesús Y La Condición Humana

0 60

Mateo 12.22 – 37

Fue una época difícil para la humanidad, el tiempo en que le tocó vivir como hombre a Jesucristo en la Tierra y como tal tuvo que enfrentar un gran número de problemas, desde personas con graves y delicadas enfermedades, hasta enemigos fortuitos que se los ganaba solo por ser buena persona. Desde la desobediencia de Adán en adelante la humanidad ha vivido enferma, muriendo cada día, las angustias y enfermedades producidas por el pecado y el desgaste del cuerpo físico, marcan el regreso del ser humano al polvo del cual un día fue formado; y por la misericordia de Dios vive y será libertado para vivir para siempre junto a Dios, si obedece a Dios a través de Jesucristo.-

1. LOS MILAGROS TENÍAN UN PROPÓSITO.

A-    Mostrar el poder de Dios sobre la naturaleza de las cosas.

a)      La sanidad sobre los cuerpos fue uno de los milagros más comunes de Jesús.

b)      La gente se maravillaba de la efectividad o el poder de la palabra de Dios en los labios de Jesús.

c)      La gente actuaba confundida, no sabía que creer y se hacían preguntas acerca de Jesús.

B-     Ayudar a los seres humanos, que en verdad lo necesitaban.

a)      Los creyentes recibían el beneficio y podían dar la gloria a Dios.

b)      Los creyentes eran incorporados en el reino de Dios que llegaba hasta sus vidas de esa manera.

2. LA CONDICIÓN HUMANA ANTE LOS MILAGROS DE JESÚS

A-    La creencia en los milagros los acercaba más a Dios.

a)      Los seres humanos siempre necesitamos creer en algo.

b)      Lo que debemos hacer es procurar que ese algo, no sea algo, sino alguien y que ese alguien se llame Jesús.

c)      Debemos saber y estar seguros de estar de parte de Jesús y no desparramar.

B-     La incredulidad en el poder de Dios los hacía blasfemar de Dios y su Espíritu.

a)      Acusaban a Jesús de usar el poder de lo que ellos llamaban Beelzebú, príncipe de los demonios.

b)      Es como si un demonio expulsara a otros demonios, es decir luchando contra si mismos.

c)      No todo lo que creemos en nuestra opinión es correcto, Jesús explica que todo reino dividido contra si mismo no permanece en pie.

d)      Jesús nos dice que aún en nuestra incredulidad “todo pecado y blasfemia será perdonado a los hombres”

e)      Pero debemos tener cuidado de no blasfemar o decir mentiras acerca del Espíritu Santo.

f)       Jesús nos compara con los árboles buenos y malos y por el fruto se conoce.

 APLICACIÓN Y CONCLUSIÓN

Jesús nos enseña que de la abundancia del corazón habla la boca, si somos gente buena, del buen tesoro de nuestro corazón sacamos buenas cosas para compartir con los demás, pero la persona mala del mal tesoro saca malas cosas, pero vendrá un juicio en el cual daremos cuenta de nuestras palabras y por ellas seremos justificados y por ellas seremos condenados, procuremos que nuestras palabras estén en armonía con el propósito de Dios.- `¡quiera Dios bendecir tu alma!

Escribanos sus comentarios

Su dirección de correo no será publicada. Los campos obligatorios a llenar estan acompañados de (requerido)